Menú Cerrar

Laminas
térmicas

Son unas láminas transparentes, que aplicadas al interior de las ventanas ejercen de barrera aislante. En verano rechaza la energía solar y el calor hacia el interior y en invierno reduce la salida de calor hacia el exterior de la vivienda. Esta nueva tecnología Nanocerámica aplicada a las láminas permite aprovechar las ventajas del producto en el sector residencial que no acepta bien la reflectividad en las ventanas y sí necesita un aislamiento en sus ventanas, tanto en invierno como en verano. Este efecto se consigue gracias a la tecnología nanocerámica, una fina capa de moléculas cerámicas filtra las frecuencias ultravioletas e infrarrojas, dejando pasar la mayor parte de la luz visible. Esta tecnología es usada en el programa espacial de la NASA para el aislamiento térmico de transbordadores espaciales por su dureza, estabilidad y capacidad aislante. El tratamiento antiarañazos permite que el film tenga una duración mínima de 15 años. Nuestros productos se han instalado en organismos oficiales, edificios de oficinas, viviendas particulares y vehículos por todo el mundo. El punto más débil para la pérdida y entrada de calor en un edificio son las ventanas. Es habitual que un 40-75% del calor entre o salga por ellas.

En verano, cuando la radiación solar es 4 veces superior al invierno, las láminas térmicas rechazan la radiación infrarroja y la ultravioleta. Además, evitan en gran medida la entrada de calor. En invierno el interior de las viviendas o edificios está más caliente que el exterior, los cuerpos calientes emiten radiación. La lámina limita la pérdida de calor a través de los dos efectos, radiación y conductividad. Avalados por el Lawrence Berkeley National Laboratory (Laboratorio del Departamento de energía del gobierno de Estados Unidos) “Las láminas térmicas para ventanas son una de las maneras más inteligentes de hacer los edificios más eficientes energéticamente, y ahorrar en las facturas de energía“. «El coste de la instalación del film es mucho más bajo y su rentabilidad mucho más alta que los de otras alternativas como dobles ventanas, persianas, toldos, y tejados reflectantes». En caso de rotura, mantiene juntos los fragmentos del cristal, dificultando la intrusión y evitando en caso de accidente, que los cristales salten en pedazos.

El corcho natural proyectado es un material 100% ecológico, muy ligero, no contiene siliconas ni disolventes y no es tóxico. Al brindar aislamiento térmico y acústico, el corcho proyectado también nos permite ahorrar hasta un 35% de energía disminuyendo los gastos de consumo eléctrico y/o de calefacción.

Laminas
térmicas

Son unas láminas transparentes, que aplicadas al interior de las ventanas ejercen de barrera aislante. En verano rechaza la energía solar y el calor hacia el interior y en invierno reduce la salida de calor hacia el exterior de la vivienda. Esta nueva tecnología Nanocerámica aplicada a las láminas permite aprovechar las ventajas del producto en el sector residencial que no acepta bien la reflectividad en las ventanas y sí necesita un aislamiento en sus ventanas, tanto en invierno como en verano. Este efecto se consigue gracias a la tecnología nanocerámica, una fina capa de moléculas cerámicas filtra las frecuencias ultravioletas e infrarrojas, dejando pasar la mayor parte de la luz visible. Esta tecnología es usada en el programa espacial de la NASA para el aislamiento térmico de transbordadores espaciales por su dureza, estabilidad y capacidad aislante. El tratamiento antiarañazos permite que el film tenga una duración mínima de 15 años. Nuestros productos se han instalado en organismos oficiales, edificios de oficinas, viviendas particulares y vehículos por todo el mundo. El punto más débil para la pérdida y entrada de calor en un edificio son las ventanas. Es habitual que un 40-75% del calor entre o salga por ellas.

En verano, cuando la radiación solar es 4 veces superior al invierno, las láminas térmicas rechazan la radiación infrarroja y la ultravioleta. Además, evitan en gran medida la entrada de calor. En invierno el interior de las viviendas o edificios está más caliente que el exterior, los cuerpos calientes emiten radiación. La lámina limita la pérdida de calor a través de los dos efectos, radiación y conductividad. Avalados por el Lawrence Berkeley National Laboratory (Laboratorio del Departamento de energía del gobierno de Estados Unidos) “Las láminas térmicas para ventanas son una de las maneras más inteligentes de hacer los edificios más eficientes energéticamente, y ahorrar en las facturas de energía“. «El coste de la instalación del film es mucho más bajo y su rentabilidad mucho más alta que los de otras alternativas como dobles ventanas, persianas, toldos, y tejados reflectantes». En caso de rotura, mantiene juntos los fragmentos del cristal, dificultando la intrusión y evitando en caso de accidente, que los cristales salten en pedazos.

El corcho natural proyectado es un material 100% ecológico, muy ligero, no contiene siliconas ni disolventes y no es tóxico. Al brindar aislamiento térmico y acústico, el corcho proyectado también nos permite ahorrar hasta un 35% de energía disminuyendo los gastos de consumo eléctrico y/o de calefacción.

Scroll Up